Por las víctimas del huracán María

El 20 de septiembre de 2017, el huracán María tocó tierra como un huracán de categoría 4 con vientos máximos sostenidos de 155 mph. Este fue el huracán más fuerte en tocar tierra en Puerto Rico desde 1932. Las secuelas del evento causaron una devastación generalizada, un estimado de $ 90 mil millones en daños y casi 3,000 muertes. La incapacidad de obtener fondos críticos para desastres en manos de los afectados ha sido ampliamente informada. A pesar de la capacidad de recuperación del pueblo puertorriqueño y sus mejores esfuerzos para reconstruir, las compañías de seguros han retrasado y negado los pagos, lo que resulta en una recuperación desafiante. Los titulares de pólizas siguen sin dinero y mal equipados para luchar contra las grandes compañías de seguros que tienen el lujo de los bolsillos profundos y un ejército de abogados.

Si bien la imagen parece sombría, el pueblo puertorriqueño no ha renunciado, y muchos asegurados preservan sus derechos para continuar luchando por un pago justo.

La triste ironía es que si bien miles de millones de dólares en pérdidas asegurables permanecen sin pagar, el costo de ese mismo seguro se ha disparado. En algunos casos, el asegurado ha pagado más al transportista que lo que ha pagado al asegurado. En cualquier caso, el problema es en última instancia solucionable. Una liberación del pago de reclamos impagos por parte de las compañías de seguros proporcionaría el estímulo que la isla de Puerto Rico necesita y merece desesperadamente.

Las estimaciones sobre el número de refugiados de huracanes que huyeron de la isla varían de aproximadamente 125,000 a más de 200,000, siendo Florida el destino principal, seguido de Pensilvania y Nueva Jersey. De hecho, la comunidad latina de Pensilvania es el segmento de la población de más rápido crecimiento, y representa más del cincuenta por ciento del crecimiento de la población del estado en las últimas dos décadas. Con el crecimiento de la vasta huella de familias puertorriqueñas desplazadas en Pensilvania,

es un momento crítico para arrojar luz sobre el hecho de que a muchos puertorriqueños se les niegan los reclamos de seguro legítimos, reclamos que se utilizarían para reconstruir sus hogares, negocios, vidas y familias.

Si bien hay varias compañías de seguros de propiedad y accidentes en la isla, la más grande es la compañía de seguros española, MAPFRE. MAPFRE es el tercer grupo de seguros más grande de América Latina, con una presencia creciente en América del Norte y, por coincidencia, también en Pensilvania. La compañía tiene miles de millones de dólares en daños no pagados a los reclamantes, que incluyen condominios, agencias gubernamentales y municipios.

Es hora de que las compañías de seguros sean responsables de cumplir con las políticas que suscriben. No hacerlo conducirá al abuso continuo de los asegurados, muchos de los cuales carecen de los fondos y la experiencia para buscar remedio para mitigar tales transgresiones. Ahora es el momento de hacer lo que es correcto en Puerto Rico y aquí en el continente.

Ivan Usero, Presidente
Pittsburgh Metropolitan Area Hispanic Chamber

DISCLAIMER – The opinions expressed in this article are the author’s own. PRESENTE Pittsburgh Latino Magazine and PRESENTE Pittsburgh Media do not necessarily endorse nor support views, opinions or conclusions drawn in this article.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: