Artículo de PublicSource. PublicSource es la única organización de noticias digital sin fines de lucro que cumple con su misión de entregar informes y análisis de servicio público en la región de Pittsburgh. Apoye a PublicSource con un donativo.

Por Atiya Irvin-Mitchell

Luego de meses de acalorados debates, la Comisión de las Artes de la Ciudad de Pittsburgh votó por unanimidad el miércoles para retirar la estatua de Cristóbal Colón en Schenley Park.

“Celebremos a los que construyeron esta ciudad en lugar de los conquistadores que no tuvieron nada que ver con nuestra ciudad y masacraron a gente inocente”, dijo el Comisionado Andrew Moss. “La remoción no debe verse como un borrado de la historia; la remoción de un monumento refleja un cambio en nuestra sociedad y de nuestra identidad pública como comunidad”.

Hasta el martes por la tarde, la comisión había recibido más de 5,000 comentarios del público sobre la estatua. De esos: 

  • 1,937 comentarios estaban a favor de la eliminación;
  • 1,818 comentarios estaban en contra de tomar cualquier acción contra la estatua;
  • 1,445 estaban en favor de reemplazar la estatua;
  • Aproximadamente 1,000 del total de comentarios fueron registrados por personas que no vivían en Pittsburgh.

En una reunión anterior sobre la estatua en agosto, hubo un desacuerdo sobre si la decisión de la Comisión de Arte sobre el destino de la estatua sería definitiva o si debería verse como una recomendación que debía ser considerada por la Alcaldía.

Cuestionando aún más la autoridad de la comisión de cinco miembros antes de la votación de la reunión, el director del Departamento de Planificación Urbana reiteró que la comisión sirve como una junta asesora del alcalde. Los comisionados, sin embargo, se mantuvieron firmes en su creencia de que tenían la autoridad para tomar decisiones con respecto al arte público. 

El director de Planificación Urbana, Andrew Dash, pareció leer una carta del Departamento de Leyes de la ciudad emitida ese mismo día, en la que decía que la Comisión de Arte solo debería hacer recomendaciones y dejar la ratificación de cualquier decisión potencial al alcalde en una reunión futura. “Como se discutió anteriormente, el Departamento de leyes ha concluido que la Comisión de Arte sirve como un consejo asesor y no puede ratificar espontáneamente la remoción de arte público en la ciudad sin una decisión del alcalde…” agregó.

“Es importante”, continuó Dash, “que los organismos gubernamentales sigan los procedimientos correctos al tomar acciones oficiales para evitar el riesgo de impugnaciones procesales que podrían resultar en que el tribunal anule esas acciones”.

En respuesta, el vicepresidente de la Comisión, Kilolo Luckett, dijo: “En la ordenanza de nuestra ciudad, está bajo el ámbito de la Comisión de Arte y tenemos la autoridad para tomar una decisión”.

Si bien los debates sobre el poder de la comisión pueden continuar, los comisionados argumentaron que es mejor trasladar la estatua a un museo con información sobre lo que llevó a la construcción de la estatua y reemplazarla con una figura que represente a la “Ciudad para Todos” que Pittsburgh anuncia que es. 

El consenso entre los comisionados fue que, si bien simpatizaban con la discriminación que la comunidad italoamericana ha sufrido en el pasado, permitir que una figura como Colón permaneciera en un pedestal venía con el precio de las comunidades perjudicadas por sus acciones.

“Glorificar nuestra historia subyugando a otro no nos eleva”, dijo la comisionada Sarika Goulatia. “Los italoamericanos tienen una cultura y herencia ricas. Su calidez e inclusión les da el poder de ser celebrados junto a los nativos de Pittsburgh. Este es un momento crucial en el que podemos mostrar nuestra conexión como seres humanos, donde nuestra gloria no puede depender del dolor de otra persona o de una única perspectiva”.

A pesar de la opinión de los historiadores sobre las acciones de Colón, muchos italoamericanos dentro y fuera de la comunidad aún lo ven como un héroe y han decidido desafiar cualquier decisión de retirar la estatua. 

Basil Russo, presidente de Italian Sons and Daughters of America [ISDA], testificó que su organización ha contratado asesoría legal para mantener la estatua en su lugar sin importar lo que decida la ciudad.

“El ISDA está muy convencida de este tema. Creemos que este esfuerzo por quitar esta estatua de Schenley Park es un esfuerzo por borrar la historia de los italoamericanos en la ciudad de Pittsburgh y las contribuciones que los italoamericanos han hecho a esta ciudad”, dijo Russo. “Estamos preparados para hacer lo que sea necesario legalmente para proteger los intereses de nuestra comunidad y asegurarnos de que los intereses de nuestra comunidad no sean anulados por ninguna otra comunidad”.

Atiya Irvin-Mitchell es una escritora independiente que vive en Pittsburgh. Puede ser contactada en airvinmitchell@gmail.com y también pueden seguirla en Twitter @AtiyaWrites.

Esta noticia llega a ustedes gracias a una alianza con PublicSource. PRESENTE agradece a Public Source por la oportunidad de brindar noticias de calidad a la comunidad latina de Pittsburgh y el oeste de PA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: