Spotlight PA es una prensa independiente y no partidista impulsada por The Philadelphia Inquirer en asociación con PennLive/The Patriot-News y otras organizaciones de noticias en Pennsylvania. Suscríbete a nuestro boletín semanal gratuito.

Por Cynthia Fernandez de Spotlight PA

HARRISBURG — A medida que los estudiantes se preparan para comenzar un año escolar muy inusual, los legisladores de Pensilvania dijeron el miércoles a los funcionarios de Wolf que les preocupa que la directriz estatal de COVID-19 pueda exponer a los distritos a demandas.

La potencial responsabilidad en caso de que los estudiantes o el personal se infecten con COVID-19 en la escuela es una de las principales preocupaciones entre los líderes educativos. Incluso, algunos distritos están haciendo cambios en los planes para operar físicamente, virtualmente o con un modelo híbrido mientras el estado modifica sus recomendaciones.

Si bien la administración de Wolf ordenó el cierre de las escuelas en todo el estado en abril, dejó la decisión sobre las operaciones en otoño a los distritos locales. En julio, los departamentos de salud y educación publicaron pautas recomendando, entre otras políticas, que las escuelas mantengan a los estudiantes a una distancia mínima de seis pies y ofrezcan las comidas en las aulas.

Sin embargo, el miércoles durante una audiencia conjunta de la Cámara y el Senado, el presidente de la minoría del Comité de Educación del Senado dijo a los principales funcionarios estatales que los líderes del distrito no ven las directrices como opcional.

“Sigo escuchando la expresión, ‘Solamente estamos ofreciendo orientación o recomendaciones”, dijo el senador Andy Dinniman (D., Chester). “Al final, ¿no es verdad que lo que dices es una recomendación, termina siendo un mandato porque los distritos escolares tienen miedo de ser demandados y que los contribuyentes pierdan millones de dólares?”

Queda por ver si Pennsylvania proporcionará protección contra responsabilidad a las escuelas. Un portavoz de los Republicanos de la Cámara no respondió directamente una pregunta sobre si los lideres apoyarían un proyecto de ley con ese objetivo. No fue posible contactar de inmediato a un portavoz de los Republicanos del Senado el miércoles por la tarde.

El gobernador Tom Wolf ha utilizado su poder ejecutivo para otorgar protecciones de responsabilidad limitada a profesionales de la salud, pero no a instalaciones como hogares de ancianos. Cuando se le preguntó el miércoles sobre las escuelas, la portavoz de Wolf, Lyndsay Kensinger, dijo que la administración quiere “tener cuidado para no incentivar decisiones imprudentes” que vayan en contra de las órdenes y directrices estatales y federales.

Durante la audiencia, la Secretaria de Salud, Rachel Levine, enfatizó la importancia de la toma de decisiones local y dijo que los lineamientos fueron publicadas a petición de los administradores escolares locales.

“Los superintendentes y las juntas escolares son libres de tomar sus propias decisiones, pero pidieron específicamente esta orientación y cumplimos”, dijo Levine. “Estas son recomendaciones, no son mandatos. Existe control local”.

Sin embargo, los que se encuentran en el terreno han dicho que el liderazgo no está a la altura a nivel estatal. El director de la Asociación de Administradores Escolares de Pensilvania dijo anteriormente que las decisiones de salud pública han recaído en distritos no preparados, mientras que los superintendentes del condado de Montgomery calificaron las directrices anteriores como “no claras y confusas”.

En respuesta, este mes los funcionarios estatales publicaron recomendaciones sobre cómo deben operar las escuelas en función de la prevalencia de COVID-19 en sus comunidades. En un condado con menos de 10 casos por cada 100.000 habitantes, por ejemplo, el estado recomienda que las escuelas abran u operen mediante una combinación de aprendizaje virtual y presencial. Este mes, los funcionarios también hicieron recomendaciones sobre cómo las escuelas deberían responder a los casos y las circunstancias bajo las cuales deberían considerar el cierre.

Pero las recomendaciones conflictivas siguen siendo un problema. Como señaló Dinniman, los distritos en el condado de Chester han descartado los planes existentes a favor de iniciar el año escolar virtualmente después de que el departamento de salud del condado recomendó que los edificios permanezcan cerrados hasta el 9 de octubre.

En los estados donde las escuelas han reanudado el aprendizaje presencial, grandes grupos de estudiantes se han visto obligados a ponerse en cuarentena. Si bien los niños infectados con COVID-19 experimentan tasas de hospitalización más bajas que los adultos, Levine declaró que hay 43 casos confirmados de un síndrome inflamatorio grave en los jóvenes de Pensilvania. En este momento se están investigando diecinueve casos.

Para las escuelas que eligen reanudar el aprendizaje presencial, Levine aclaró esta semana que las mascarillas serán obligatorias para los estudiantes, incluso cuando mantengan la distancia recomendada. “Es mejor estar en la escuela”, dijo Levine, un pediatra. “Sin embargo, si se encuentran en un condado con una transmisión significativa y sustancial de COVID-19, entonces no sería seguro estar en la escuela y la recomendación sería buscar otros tipos de aprendizaje”.

100% ESENCIAL: Spotlight PA depende de donaciones de fundaciones y lectores como ustedes quienes están comprometidos con el periodismo de rendición de cuentas con resultados. Si valoras este informe, por favor realiza una donación hoy mismo en spotlightpa.org/donate.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: