La pandemia de COVID-19 tiene a la comunidad dividida entre aquellos que creen en la orden de quedarse en casa y la apoyan, y otros que desean que la vida vuelva a ser como era lo antes posible. Con banderas en mano, letreros hechos en casa, y haciendo sonar las bocinas (clacson) de sus autos se lanzaron a la calle los que querían protestas las medidas en Pittsburgh. La gente rodeó un edificio de gobierno en el centro de la ciudad para manifestar su desacuerdo con la orden del gobernador Tom Wolf y el cierre de ciertos negocios.

La gente decía que se están ignorando sus derechos constitucionales y que muchas personas han perdido su trabajo por esto. Otros expresaron su incredulidad ante lo que los profesionales de la salud pública dicen sobre COVID-19, señalando que no confían en ellos. Cantaban por la libertad y otros portaban armas semiautomáticas. La mayoría de los manifestantes no usaban máscaras y casi nadie se mantenía a 6 pies uno del otro. Este mismo tipo de protesta, un poco más grande, también ocurrió en el edificio del capitolio del estado en Harrisburg.

La Dra. Rachel Levine, Secretaria de Salud de PA, declaró que si las personas continúan reuniéndose así, solo habrá una mayor probabilidad de que el virus se propague. En este momento, hay más de 33,000 casos confirmados de COVID-19 y 1,200 muertes confirmadas. Destacó la importancia del distanciamiento social y de quedarse en casa cuanto sea posible a menos que sea para buscar provisiones o atención de salud.

No fueron manifestantes ciudadanos acudieron a las protestas, sino que también políticos se han unido a ellas, todos ellos compartiendo cuántas vidas están en juego, no por el virus, sino por no trabajar, pasar hambre y quedarse sin hogar después de no poder pagar el alquiler o los pagos de la hipoteca.

A pesar de las protestas, más tarde ese día, el gobernador Wolf extendió aún más la orden del estado de quedarse en casa, hasta el 8 de mayo. El Gobernador declaró que abrir negocios demasiado pronto también podría aumentar el número de casos de COVID-19 y los casos de fallecidos. Señaló que lamentablemente esto también ampliaría aún más las dificultades económicas por las que todos están pasando en este momento.

La pandemia de COVID-19 ciertamente ha puesto a mucha gente nerviosa. Si bien todos tienen derecho a protestar pacíficamente, los expertos estatales en salud y otros aún están alentando firmemente a las personas a quedarse en casa y practicar pautas de distanciamiento social. Aquellos que están a favor de la orden y las pautas de distanciamiento social están haciendo todo lo posible para reducir la propagación de este virus. Quienes están en contra quieren proteger el sustento de quienes sufren económicamente debido a los cambios que vivimos. Ambas partes ciertamente tienen sus puntos y sus perspectivas sobre lo que representa esta pandemia.

Mientras tanto los oficiales del gobierno continuarán reevaluando la situación para ver si es necesaria una extensión de las medidas de prevención de contagio.

Comparte tus ideas y pensamientos con nosotros. Envia tu mensaje a admin@presentepgh.com.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: